martes, 1 de febrero de 2011

Extras, de Scott Westerfeld


¡Hola, hola! Sé que hacía tiempo que no traía una reseña como Dios manda, peeeeero los dichosos exámenes de historia de España siempre me absorben,  por lo que no tenía tiempo ni para leer…

SINOPSIS:

Han pasado tres años desde que Tally Youngblood librara al mundo de la era de los cabezas de burbujas – los perfectos – y de los crueles especiales. En la actualidad, el país antiguamente conocido como Japón en la era de los oxidados, ha cambiado su sociedad. Ahora no importa si te has operado o no, o si eres bella o guapa, no. Lo que ahora importa es tu rango facial. En otras palabras, si eres famosa o no. Pero claro, como siempre, la mayoría de la población es del montón, es decir,  son los marginados llamados Especiales. Lo que, para el desconsuelo y frustración de Aya Fuse, nuestra protagonista es. Y no ayuda nada que su hermano, Hiro, sea un lanzador bastante famoso. Y es que los lanzadores son aquellas personas que se han hecho famosos lanzando reportajes lo suficientemente interesantes para subir en popularidad. 

Y Aya tiene uno entre sus manos bastante jugoso: las Chicas Astutas. Claro que ella no sabía que tras esta noticia se escondía una mucho más importante. Una que podría no sólo cambiar su mundo, sino el mundo entero.

OPINIÓN PERSONAL  

Si hay algo que caracteriza el estilo de Westerfeld en esta  trilogía-tetralogía es los abundantes adjetivos. Adjetivos que sacados de contexto no entenderíamos o a los que le daríamos un significado totalmente diferente. ¿Quién no sabe – que se haya leído los tres anteriores libros, claro está – qué significa ser un perfecto, aleatorio u oxidado o estar chispeante? Pues a esta lista habrá que añadirle palabrejas nuevas como rango facial, tecnocerebro, lluvia mental, fuentes, lanzadores y demás jergas futuristas.

Creo firmemente que en el libro debería haber un índice con estas palabras y sus significados, pues al principio te quedas pensando constantemente qué narices significa rango facial, en qué consiste exactamente ser un lanzador y qué diantres son los monos quirúrgicos. Pero es algo a lo que los lectores de este autor están bastante acostumbrados.  

No abras este libro pensando que te manejaras con el nuevo mundo debido a la experiencia que tienes de los libros anteriores, porque no es así. Es más, podrías leerte este libro de forma individual a los otros si no tienes pensado leerte Traición, Perfección ni Especiales. Sí, si alguien se lo estaba preguntando, aparece nuestra Tally, pero como personaje secundario muy hacia al final. Aquí quien manda, digamos, es Aya.

Una de las cosas que más me atrajeron del libro es que transcurre en Japón, si bien no el Japón que los frikis como yo conocemos. Aya es una chica de 15 años obsesionada con la fama, conseguir estar entre los mil primeros puestos en popularidad y hará todo lo posible por conseguir llegar hasta allí. Quizás debido que a mí ni las marcas ni la “popularidad” me han interesado demasiado – yo soy así y si no te gusta, puerta –, no he conseguido simpatizar con ella. Me parecía demasiado superficial y me ponía de los nervios que siempre estuviera al tanto de si su aerocámara estuviera grabando cada paso que daba, en serio. Sin embargo entiendo que era necesario para que el autor consiguiera el fin de este libro: parodiar la sociedad actual, donde sobra la superficialidad y con qué famosillo te has liado es más importante que seas una persona independiente y culta.

Me dio la impresión que otros personajes podrían haberse desarrollado más interesado más  que la misma protagonista. Me refiero a Ren, el amigo de Hiro, o a cualquiera de las Chicas Astutas que tan rápidamente desaparecieron para mi disgusto.

Hablemos ahora del romanticismo en la novela. Bien, tranquilas, hay chico guapo en la historia. No obstante, a mí no me ha entusiasmado apenas.

SPOILER

Quitando el interesante asunto de la Sinceridad Radical, todo eso de decir siempre la verdad, lo que piensas o lo que sientas es algo que yo siempre he apoyado, pues, desde mi punto de vista, nos ahorraría tiempo y problemas. Aunque tengo la sensación de que el autor ha confundido decir la verdad con decir lo primero que se te pase por la mente o todo lo que sepas sobre algo, pero bueno.

No me he tragado ese flechazo que siente Frizz por Aya casi al instante. ¿Cómo te puede gustar una chica a la que sólo le preocupa la fama incluso llegando al extremo de traicionar a tus amigas? ¿Y sólo en uno o dos encuentros? No sé, no me lo creo y no veo mucha química entre ellos, sinceramente.

Lo mejor del libro, sin duda, es la aparición de Tally, Shay, Fausto y mi querido imperfecto David. ¡Cómo los echaba de menos! Pero me sorprendió mucho que aún no fueran pareja.

Lo gracioso ha sido que durante el libro me acordé de Andrew Simpson Smith, preguntándome qué sería de él. Y cuando ha aparecido como el origen de todos los sucesos extraños que ocurrían en esa ciudad invadida por la naturaleza, no me lo esperaba, pero no me ha sorprendido.

En cuanto al final, no ha acabado de convencerme. Parecía que a todos les parecía normal o lógico o como quieran llamarlo que todos nos convirtiéramos en monos viviendo en el espacio. Yo me quedé así O.o. Vamos, yo prefiero quedarme en la Tierra, que se vayan ellos si quieren a hacerse una cirugía para transformar mis pies en manos. ¿Es que a nadie se le ocurren otras maneras de solucionar los problemas del planeta?

FIN DEL SPOILER

Bueno, en resumidas cuentas, una historia entretenida y creativa. ¿Qué no te has leído los tres anteriores? Pues léete éste y sumérgete en el mundo futurista que nos presenta Scott Westerfeld. ¿Qué sí los has leído? Pues averigua cómo ha quedado el mundo tras la salvación de Tally y sus amigos y descubre en qué lugar del corazón de Tally ha quedado David.

Opino que este tipo de historias se deben de disfrutar mucho si se llevara a la gran pantalla, ¡ojalá la llevaran al cine!

PUNTUACIÓN:

Amor: 3

Acción: 4

Originalidad: 3.5

Personajes: 3.5 



FRAGMENTO ALEATORIO DE LA HISTORIA:


Todos vosotros decís que nos necesitáis. Tal vez sea así, pero no para ayudaros. Tenéis ayuda de sobra con los millones de mentes chispeantes que están a punto de desatarse, con el inminente despertar de todas las ciudades. Juntos os bastáis y os sobráis para cambiar el mundo sin nuestra ayuda. De ahora en adelante, David y yo estaremos aquí para interponeros en vuestro camino. Y es que la libertad implica destrucción.                                                                                 

6 comentarios:

Izzy 13 dijo...

A mí este libro me decepcionó mucho. No pude con Aya, me pareció demasiado superficial.

Besos

(.:~Paula~:.) dijo...

Esta tarde lo he tenido en mis manos, pero mi economía no me permitía llevármelo a casa, y mira que le tengo ganas porque me encantaron los otros tres libros.
Por tu reseña pinta bastante bien el libro, a ver si pronto lo agarro.

Javi Cire dijo...

Hombre, a mí decepcionar, no me decepcionó pero no me cayó bien Aya xD

Paula, si queres cuando vuelvas te lo presto! ^^

Sedy dijo...

¡Buena reseña! :D
La verdad esque tenía pensado comprármelo en cuanto tubiera tiempo y dinero, pero no lo veo muy posible... vV'
Pero con la reseña... ¡me han entrado ganas de devorármelo! ^^
Nos leemos :)

claire dijo...

A mi me gustó mucho. La verdad es que si, me daba rabia cuando Aya estaba tan preocupada por si su cámara estaba allí o no (sobretodo ya hacia el final, porque pensaba que, como Tally, cambiaría su manera de pensar...). Pero eso no implica que me haya decepcionado. Este (estos) libro(s) de Scott Westerfeld los veo más como una historia para criticar lo que pasa en el mundo que como una historia de amor o aventuras o fantasía que podrías encontrar en cualquier libro. Además el hecho de que te caiga mal un personaje quiere decir que esta bien interpretado, bien conseguido, sino no pasaría.

La verdad es que yo también me esperaba algo más de Ren y de las Chicas Astutas pero si existe una trilogía de cuatro libros porque no una trilogía de cinco? ;) jajaja

Bueno, me gustó tu reseña! :)
Te leo! ^^

Viiic dijo...

Yo estaba con la duda de comprarmelo o no, asi que con tu reseña me vas convenciendo ^^ Tanto que decis que Aya pone de los nervios al depender tanto de la cámara, ¿no os pasaba lo mismo con Tally al comienzo de Traición? Desconozco si tiene una continuación, pero igual Aya mejora xD

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA