viernes, 30 de noviembre de 2012

Un fragmento de noche en un frasco, de Daniel Chambers Hernández

¡Buenas tardes, buenas tardes! ¿Preparados ya para el fin de semana? A mí me espera uno de esos que no paras de estudiar...¡Pero ya es el empujoncito final!

Comienza así...

Mark Lewison se giró y contempló a su espalda el buque que le había traído desde Norteamérica. Su silueta gigantesca se le antojó la de un leviatán emergiendo del Támesis.

Un noble inglés, Lord Voriak, le compra a un norteamericano una muchacha con poderes parasicológicos especiales. La chica pasa a formar parte de su colección de criaturas extraordinarias que guarda Voriak en el desván. Poco después de la llegada de Sophie a Londres, un raterillo llamado Adam (muy aficionado a andar y huir por los tejados) descubre la figura de la chica en la ventana del desván y queda prendado de ella y del misterio que la envuelve.

Ya que su anterior novela, La ciudad de la bruma, me había gustado bastante, no dudé en leer esta que le ha otorgado el Premio de Narrativa Everest. Y, aunque he disfrutado de la lectura, me esperaba más...

La ediorial nos presenta una portada atrayente y misteriosa junto a una edición muy cuidada que está compuesta por unas ilustraciones cuidadas a acuarela que acompañan la historia y la ilustran en los momentos importantes.

La historia está dividida en tres partes y contada desde un narrador en tercera persona, lo que nos permirte seguir la historia a través de distintos personajes. Como me pasó con su otra novela, la pluma del escritor me ha gustado mucho.

La novela posee tres tramas paralelas que en cierto momento se cruzan, lo que podría haber enriquecido mucho la historia, pero no lo hizo. Sinceramente, creo que la historia de Sophie se desaprovecha muchísimo, centrándose cuando no debía en la vida de Adam. Personalmente, la historia no me inteersó hasta que apareció William, el protagonista de La ciudad de la bruma, que eclipsa todo lo demás.

Y aunque la leyenda de Naisha me pareció muy interesante, su resolución fue demasiado predecible y sencilla. Sí, es cierto que resuelve todos lo cabos, pero al terminar la novela un pensamiento te persigue: ¿Ya está? ¿Esto es todo?



Resumiendo, Un fragmento de noche en un frasco es una novela entretenida y con algo de misterio, ideal para los lectores primerizos, pero que resultará poco innovador para el resto.



-¿Y qué eres tú, Sophie? -la interrogó Raíz-. Pareces una chica, pero tienes que ser más que eso. Si no, no estarías aquí. ¿Qué eres, Sophie?

[¡Agradecimientos a Everest!]

5 comentarios:

Mel dijo...

Ju, me acabas de echar un vasito de agua fría xD Me llamaba bastante la atención este libro por su título, su portada y su argumento pero si es predecible supongo que me aburriría un poquito..
Un beso!

Antarinith dijo...

a mi me encanta que los cabos queden bien atados al final, pero si aun así no te ha dejado conforme no se yo. Por lo que cuentas no creo que sea un libro para mi.

un besote!!

Mari Paz Lopez dijo...

Me acabo de enamorar de tu blog *-*
Llevaba tiempo buscando uno donde encontrar buenas recomendaciones para leer, pues me encanta y se me acaban las opciones. Te sigo sin duda y te leo atentamente :)
Un besito guapa! ♥

Laura Camaleón dijo...

Pues a mí no me llamaba nada la verdad y ahora menos...xD Qué se le va a hacer, es una pena cuando los libros decepcionan :P. Un besote ^^

esa estrella... dijo...

Me gustaría leerlo ;)

besitos<3

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA