lunes, 10 de diciembre de 2012

Noventa días, de MC Andrews

Y aquí tenemos otra novela erótica, descendencia de nuestra querida Cincuenta Sombras de Grey...


Así comienza…

No puedo dormir. Llevo horas dando vueltas y cada segundo que pasa es peor que el anterior. Me tumbo boca arriba y cierro los ojos. Empiezo a contar ovejitas. Al llegar a la sexta ya estoy harta y me siento en la cama. ¿Por qué no puedo dormir? Estoy cansada, he tenido un día horrible en el trabajo... mi jefa, Patricia, no me ha dado tregua y luego he cenado con Marina y nos hemos quedado charlando hasta tarde. Marina insiste en que debería olvidarlo y seguir con mi vida, pero ¿cómo puedo hacerlo?


Tras poner punto final a su relación días antes de la boda, Amelia Clarck decide romper con su vida anterior y se muda a Londres dispuesta a empezar de cero. Ella cree estar lista para el cambio, pero nada la ha preparado para enfrentarse a Daniel Bond. Daniel sabe que nunca podrá dejar atrás su tormentoso pasado, aunque para no asfixiarse en éste hace tiempo que se impuso unas estrictas normas que rigen todas sus relaciones. Y jamás se ha planteado transgredirlas... hasta que conoce a Amelia. Arrastrados por la pasión y el deseo, vivirán una intensa relación dominada por los peculiares gustos sexuales de Daniel. Amelia le concede todos sus caprichos hasta que él le pide algo que ella no se siente capaz de dar. Sin embargo, antes de que la joven tome una decisión, el destino se entremete y Daniel sufre un grave accidente. ¿Bastarán noventa días para que Amelia se atreva a reconocer que una historia de amor como la suya es única e irrepetible?
  
La verdad es que la novela me recordó mucho a Cincuenta sombras de Grey, tiene muchas similitudes pero, por una vez, prefiero la original. La prota me cayó medianamente bien, igual que Daniel…pero les faltaba chispa. Es decir, no encuentro nada especial en ellos. Me parecieron copias simples de los otros personajes, aunque Ana era más pesada que lo que había sido Amelia.

Lo que me ha gustado de la novela es que comienza a narrarse por la mitad de la historia y, mediante flashback, nos cuenta cómo comenzó todo. Eso, sin duda, es lo que más me ha gustado.

Las escenas de cama también me han parecido un poco sosas. A Daniel no le va el sado –o al menos es lo que dice al principio-, sino que la chica esté, sin excepción, con los ojos vendados. Y, por lo visto, eso junto a que no duerma nunca con ella (¿les suena?) lo hace un monstruo. Sí, vale, su familia no es muy normal, pero tampoco es para tanto.

Hay un personaje secundario que me ha gustado mucho más que el prota, y ha sido Raff. ¡Qué monada de hombre! Espero saber más de él en las entregas siguientes, porque es un buen personaje, al igual que Robert, el hermano de la protagonista.

El final no me ha convencido mucho. La razón por la que ella se separa de él me parece absurda no, lo siguiente. Y cómo evolucionan las cosas, tampoco.

Aún así, estoy intrigada por el trauma de Daniel, aunque estoy un noventa por ciento convencida de que sé cuál va a ser.

Una novela que repite varias pautas de la fórmula que ha comenzado EL James en la novela erótica, que puede entretener a las lectoras principiantes de este género y que no molesta demasiado si solo buscas entretenerte el fin de semana. Aún así, la editorial tiene pensado publicar un relato corto desde la perspectiva del protagonista, y eso sí que puede ser realmente interesante.


Sentí su respiración entrecortada sobre mí. Cada vez que él tomaba aire se me ponía la piel de gallina y tenía que sujetarme al sofá para no soltar las manos y tocarlo. Me humedecí los labios presa del deseo.

Daniel se apartó y poco a poco retiró también la mano que tenía dentro de mis braguitas. Gemí desesperada. Nunca me había sentido como si mi propia piel no pudiese contenerme.

[¡Agradecimientos a Esencia por el ejemplar!]

9 comentarios:

Laura dijo...

¡Hola! :)
Es la primera vez que lo veo y no pinta mal ^-^
PD: ¿Te pasas por mi blog?
¡Besitos!

MeriiXún dijo...

Puuf es que me recuerda demasiado a 50 sombras, pero acabaré dándole una oportunidad.
Besos!

Elisa Vilela dijo...

¿Qué les pasa a los hombres que siempre están traumatizados? Después pasa lo que pasa...
De momento me estoy resistiendo a 50 sombras de Grey, pero esta tiene buena pinta

Besos!!

Aineric dijo...

@Elisa Vilela Ay, sí, a mí me está cansando que el tío siempre tenga una infancia traumática, que la tía sea tan pesada y que no haya apenas seducción, sino simplemente al grano.

Pauli dijo...

Más novelas eróticas... O.o no la conocía y aunque tu reseña me llamo mucho la atención, no se sí lo leería, creo que ya alcancé mi cuota de libros a lo 50 sombras al menos por este año xd
Un beso :)

Alhana dijo...

No me motiva mucho, la verdad, aún me queda el tercero de Grey, que como el segundo no me convenció, nada más hago dejarlo para más adelante... Así que creo que si es parecida y además pierde en la comparación, no es lo mío...

Un besito. Muak

Espe dijo...

A pesar de todo me llama la atención, me encantaría leerlo.
Un beso

esa estrella... dijo...

No lo conocía, pero gracias por la reseña ^^

besitos<3

ANNA DEL POZO dijo...

Tengo muy claro que de no haber leído 50 sombras, estaría en un plano diferente de puntuación.
Pero el juego flashback, en la narración de la historia creo que está hecha con mucho acierto.
Si sale la segunda, LA LEERÉ, espero que sea la oportunidad de separarse de 50 sombras...
MUCHAS GRÁCIAS, por el rato que consigues, despejarme de mis problemas. UN BESO.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA