lunes, 28 de octubre de 2013

La hija del rey araña, de Chibundu Onuzo

Hoy les traigo la reseña de un libro que me ha dejado algo indiferente y confusa... A ver qué les parece.

Así comienza...

Quiero contarte una historia acerca de un juego llamado Frustración.

Abikẹ Johnson, de diecisiete años, es la hija predilecta de su acaudalado padre. Reside en una gran mansión en Lagos, protegida por guardaespaldas, y viaja en un gran jeep negro que la lleva a todas partes. Pero ser la favorita de su padre tiene su precio, y a menudo se siente sola detrás de los altos muros de su hoga r.A un mundo de distancia de la mansión de Abikẹ, en los suburbios de la ciudad, vive un vendedor ambulante de diecisiete años que se esfuerza por encontrarle sentido al mundo. Su familia lo perdió todo tras la muerte de su padre y ahora él, en las calles, corre detrás de los automóviles vendiendo helados para mantener a su madre y a su hermana.El día en que Abikẹ compra un helado al vendedor ambulante arranca una improbable y frágil historia de amor que desafía los prejuicios de la sociedad nigeriana. La creciente intimidad entre ambos, sin embargo, arrastra consigo revelaciones sobre el pasado que pondrán en jaque la relación, y tanto Abikẹ como el vendedor ambulante deberán decidir de qué bando están en este juego.

La verdad es que esta novela me ha decepcionado bastante. No es para nada como me la imaginaba, y no en el buen sentido...

La historia está contada desde el punto de vista en primera persona de ambos protagonistas: a veces narraba Abike, a veces el chico que vendía helados. Eso nos permite conocer algo mejos a estos dos personajes, que no siempre reflejaban lo que sentían.

La protagonista, Abike, me ha caído mal desde el primer momento: egocéntrica, estirada, caprichosa... Vamos, que me ha sido imposible simpatizar con su personaje. Luego está el chico de la novela, cuyo nombre nunca sabremos, porque nuestra querida prota (nótese la ironía) lo llama "mi vendedor ambulante", como si fuera otra de sus posesiones. El chico me cayó bien la mayor parte del tiempo, aunque a veces no comprendía su forma de pensar o de actuar.

La historia de amor, si a eso se le puede llamar amor, me era indiferente y me pareció cansina. Muy porque sí y sin parecerme realista o creíble (¿HOLA? ¿JAMÁS LE PREGUNTA POR SU NOMBRE?). Los protas me caían mal, así que no la soportaba.

Lo que me atraía de la novela es que se desarrollara en Nigeria, un país africano del que no sé demasiado, por eso me interesaba conocer más sobre sus costumbres, razas, etc. Eso ha sido de lo mejor de la novela, aunque había algunos términos que se nombran pero que no explican, cosa que me fastidió en muchos momentos...

Respecto a la trama que, por lo visto, la convierte en un thriller, aparece después de la primera mitad y me parece poco trabajada. Todo se descubre, planea y ejecuta demasiado fácil, demasiado deprisa. La autora se recrea en muchas escenas vacías de importancia (como los preparativos de la fiesta y demás) y luego en las cosas importantes de verdad nos da un pequeño vistazo.

El final es inesperado, a la par que confuso, precipitado y ambiguo. La forma en que está relatado (intercalando de un párrafo a otro los distintos puntos de vistas) llevan al lector a un gran cacao que te hace pasar las páginas con una expresión de incomprensión o confusión y, si me apuras, de insatisfacción. Sí, así me ha dejado la historia: insatisfecha.

Al terminar la novela, he mirado al portada y me he preguntado qué mensaje quería transmitirnos la autora con esta historia, porque a mí no me lo ha dejado nada claro. Y me da rabia, porque tenía muchas expectativas con esta novela.

En resumidas cuentas, La hija del rey transparente es una novela que me ha dejado algo indiferente y me da mucha pena, porque las novelas de esta editorial siempre me han gustado. Eso sí, si buscan un libro que les sorprendra, ¡tienen que leerlo! La sorpresa está asegurada.




Una miga de pastel se le quedó antiestéticamente pegada en la mejilla izquierda. Cuando se la quité con la mano, la cogió y me besó en la palma. Sentí que él era capaz de leer todos los pensamientos que habían estado rondándome hasta el momento.

[¡Agradecimientos a Plataforma Neo por el ejemplar!]

9 comentarios:

Kenzo dijo...

Lo estoy leyendo ahora mismo y no llevo gran cosa pero coincido contigo en la actitud de la protagonista. Ya veremos si me gusta más que a ti.

Sasy Gould dijo...

Pues la verdad es que no me hacía especial ilusión, estoy un poco out de la juvenil ahora mismo y por lo que cuentas no me va a hacer mucha gracia... aunque solo sea por la protagonista :/ no creo que lo lea, no.

Gracias por la reseña!

Alhana dijo...

Hola,

Pues la verdad es que es la primera reseña que leo de esta novela, y tenía ganas de leer alguna, porque no sabía que hacer, pero es que me has dejado choff, no esperaba para anda algo así...

Pero bueno, espero que tengas más suerte en tu próxima lectura ^^

Muak

Laurybdn dijo...

Los libros de Neo suelen llamarme la atención desde el principio, pero este no.
La verdad es que no me atrae demasiado y quería esperar a ver las primeras reseñas. No creo que lo lea, aunque nunca se sabe jaja.

Una lástima que la protagonista te cayera mal, porque entonces ya es difícil acabar disfrutando del libro.

Un besote.

Elena Castillo dijo...

OoO pues ahora ya no tengo claro si pillármela o no... gracias por la reseña! Besetes

Natalia (Arte Literario) dijo...

Qué pena que te haya decepcionado. Yo tampoco me esperaba lo que me encontré, pero en mi caso, la sorpresa me agradó. Me parece una historia diferente con un telón de fondo inusual. Me gustó.
Besos

Aliana91 dijo...

Mmmm después de esta reseña se me han quitado las ganas de leerla. La dejaré para más adelante.

Gracias por la reseña
Besos

Mike dijo...

La verdad es que no es una novela que me llame demasiado... Esperaré a ver más reseñas antes de decidirme :)

esa estrella... dijo...

Me llama bastante :) Muchas gracias por la reseña!

besitos<3

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA