sábado, 9 de junio de 2012

Huellas y manchas, de Jordi Sierra i Fabra

¡Buenas a todos! En esta tarde de sábado les traigo el primer libro leído de una nueva editorial que, estoy segura, oiremos hablar mucho: Plataforma Neo.

COMIENZA ASÍ...

A veces la oía gemir de noche.
Y llorar.



Cecilia está a punto de cumplir los diecisiete, pero a efectos prácticos ya es una adulta. Y es que es la encargada de cuidar a su madre, que padece cáncer terminal, pues la única familia que le queda son sus octogenarios abuelos. Cecilia estará obligada a madurar de golpe ante los continuos cuidados que le ofrece a su madre que, paradójicamente, se llama Esperanza.

Aun con el apoyo de sus dos amigas y de un joven que trabaja en el hospital, Juancho, esta etapa de su vida es muy difícil. Pero a todo esto se junta el descubrimiento de varios secretos que su madre le ha ocultado todo este tiempo. Secretos que desvelará con la ayuda de la persona a la que más necesita: Emilio.




Plataforma Neo ha sabido empezar su andadura en el mercado editorial incluyendo en su catálogo a dos escritores catalanes de renombre: el ilustre Jordi Sierra i Fabra y el escritor de moda, Francesc Miralles. Además, han sabido promocionarse muy bien con un concurso muy jugoso:

[Pinchar en la imagen para acceder a las bases del concurso]

Así que cuanto tuve la oportunidad de participar, no dudé en escoger la novela de uno de los escritores españoles más famosos en el panorama juvenil: Huellas y manchas, de Jordi Sierra i Fabra.


Debo reconocer que tengo una relación de amor-odio con este escritor, ya que de varios libros que he leído de este señor, unos me han encantado (97 formas de decir te quiero, Donde esté mi corazón...) y otros me han aburrido soberanamente. Sin embargo, como hacía mucho tiempo que no leía nada de él, y la sipnosis de esta novela me llamaba mucho, me decanté por Fabra. Y no me arrepiento.

Algo que me gusta mucho del estilo de este escritor, y que se cumple en esta novela, es que está destinada a un público juvenil y posee un argumento realista, aunque eso sí, bastante dramático. Y como he dicho, Huellas y manchas no es ninguna excepción.




Aunque la novela no tiene mucho más de doscientas páginas, la historia te deja, y nunca mejor dicho, huella. Y es que la historia de Cecilia, que podría pasarle a cualquiera, es emotiva, dolorosa y, sobre todo, dura, muy dura. Su vida no ha sido fácil: no conoce a su padre, perdió a su hermano gemelo cuando tenía cuatro años, su primer amor le abandonó al convertirse en un hikikomori (aquellas personas que se encierran en casa con sus aparatos y no quieren salir de ellas) y, para colmo de males, se tiene que enfrentar sola a la enfermedad de su madre que, con el tiempo, se la llevará de su lado.

Cecilia es una protagonista que he admirado: es fuerte, pragmática y muy madura para su edad. Sola deberá enfrentarse a unas circustancias que desarmarían a cualquier persona, tanto a una joven como a una adulta. Pero ella no se deja vencer por la vida y se enfrenta a ella con tesón, aunque sufra enormemente:

-No, pero me siento como esos boxeadores a los que derriban una vez, se levantan, y vuelven a derribar, se levantan y vuelven a derribar. Esperan que suene la campana salvadora. No piden más, solo que suene la campana, para descansar unos segundos antes de volver al combate.

Al ser una historia tan corta, aunque intensa, no logramos conocer demasiado bien a sus personajes secundarios, pero sobresalen dos, muy importantes para nuestra protagonista: Emilio y Juancho. Ambos, a pesar de sus distintas personalidades (uno introvertido y el otro cariñoso), me han cautivado. Además, claro está, de la madre de Cecilia, pero a ella prefiero que la conozcan ustedes mismos cuando lean la novela.

Otro de los aspectos más relevantes del estilo del catalán, al menos en las novelas que he leído de él, es la existencia de ciertos descubrimientos que sorprenden al lector, que también se cumple en Huellas y manchas, aunque había uno que sospechaba desde la mitad de la novela. No comentaré la que más me ha sorprendido para evitar spoilers, pero los que hayan leído la historia, sabrán a lo que me refiero... 

Me ha parecido muy original la trama de la inseminación artificial y los bancos de semen, además de aportar temas actuales y reales al argumento, como es característico. Agradezco al escritor que nos haya contado al final del libro la historia real que le inspiró esta novela, Huellas y manchas, ya que me picaba mucho la curiosidad.

La pluma de Jordi Sierra i Fabra, como siempre, es clara y concisa, además de muy expresiva y poética, ya que posee ciertos fragmentos dignos de citar, y que te absorben completamente:

Y pensó que eso era el amor.
La compañía a través del tiempo.

Además de contener entre sus páginas preciosos haikus (composiciones poéticas de origen japonés que constan de tres versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente) que me han gustado mucho:

¿De cuántas formas,
y que parezca cierto, 
se dice te amo?

El final, aunque todos lo conocíamos ya, es precioso y, desde mi punto de vista, el adecuado. Perfecto.

Respecto a la edición del libro, tengo que felicitar a la editorial, porque es muy cuidada. La portada me parece que refleja totalmente la esencia de la historia, además de tener un tacto suave y un brillo muy bonito, asimismo la división de la historia en tres partes y el epílogo.

En esta historia no hay milagros, ni fantasías, sino dolor y sufrimiento, pero también momentos felices y entrañables. Es, en resumen y como han dicho otros blogueros, una historia como la vida misma, con la que he llorado, sí, pero con la que también he sonreído. Y con un mensaje que me ha gustado mucho: a pesar de los momentos dolorosos de la vida, hay que aprender a seguir adelante y conseguir ser feliz. La recomiendo, sin duda. ¡Y encima es autoconclusiva!


Curiosidades...

Una canción que sale en la novela y que me gusta mucho:


Otra de las novelas de la editorial, Un haiku para Alicia:


[Pinchar en la imagen para acceder a la ficha del libro]

¡Plataforma Neo traerá varias novedades en septiembre, entre las que está Un beso en París, una novela a la que le tengo muchas ganas!


Le sorprendió la revelación. Nunca se había imaginado a su abuelo como un oso de peluche. Le sorprendió todavía más la forma en que ella se lo había dicho, porque no hablaba del pasado, sino de su vida cotidiana.

Costaba imaginarse a unos padres amándose, pero costaba aún más imaginarse a los abuelos.

¡Agradecimientos a Plataforma Neo por el ejemplar!

9 comentarios:

Cris Lightwood dijo...

Admito que el libro no me llamaba la atención. Y ahora llegas tú y quiero leerlo. Mira que eres mala. Ala, añado otro a mi wishlist ¬¬ xD Siéntete culpable! xD
En fin, a ver si puedo conseguirlo porque me apetece mucho poder leerlo. Muy buena reseña guapa. Un besazo :)

Aineric dijo...

Me alegro. Ya me dirás cuando te lo leas qué opinas ^^.

Shorby dijo...

No es un autor que me encante, he leído dos libros suyos y no me han entusiasmado, la verdad... pero me gustaría probar de nuevo, a ver si a la tercera va la vencida xD

Besotes

Aineric dijo...

Prueba también con los dos títulos que pise entre paréntesis!

poy dijo...

Acabo de subir la reseña de Huellas y Manchas a mi blog jaja
Me ha gustado mucho, estoy muy de acuerdo contigo. Aunque a mí Emilio y Juancho me han dado más bien igual. Me han encantado Esperanza y Cecilia, sobretodo la diferencia que se establece entre las dos en su manera de ver las cosas. Aunque finalmente Cecilia termina siendo como Esperanza ^^
Beeeeeeesos

Liz dijo...

de Jordi solo he leido un solo libro xD y me encanto!

besotes!

Mona Lisa dijo...

Llevo días viéndolos en la blogosfera, a ambos libros. Y me pican la curiosidad. Tienen un qué que llama la atención. :)

Besos!

Anónimo dijo...

me encanta Jordi Sierrai Fabra asi que me apunto el librooo!! ^^

esa estrella... dijo...

Me llama bastante el libro, gracias por la reseña ^^

besitos<3

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA