miércoles, 13 de enero de 2016

He vuelto (aunque sea a media jornada) con un desafío literario

Algunos ya ni se acordarán de mí, pero hubo una época que publicaba y reseñaba como si no hubiera mañana. La carrera, la vida personal y demás cosas de la vida me obligaron a dejar un poco (bastante) de lado el blog, pero es que la vida es eso: etapas. Uno de mis propósitos este 2016 es leer más, pues el año pasado creo que ni llegué a los 10 libros leídos. Shame on me, lo sé. Yo que tenía una media de 70 libros al año, ni siquiera llevé una lista de libros leídos. Sin embargo, he empezado el año con muchos libritos en mi mesa de noche y el desafío de leer esos a lo largo de este año. ¿Lo conseguiré? Los libros son ls siguientes:

 

1-. Sueños de piedra, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual (Próximamente reseña)

 

2-. Amanecer rojo, de Pierce Brown

 

3-. El insólito viaje de una gota de lluvia, de María Villalón

 

4-. La chica del león negro, de Alba Quintas Garciandia 

 

5-. Heima es hogar en islandés, de Laia Soler

 

6-. Una estrella en mi jardín, de W. Davies 

 

7-. Neimhaim, de Aranzazu Serrano Lorenzo

 

8-. Algo tan sencillo como tuitear te quiero, de Blue Jeans 

 

9-. Cortocircuito, de Iris Mackenzie
 
 

10-. Cómeme si te atreves, de Daniel Ojeda 


Y esto es todo por hoy. ¿Me echaban de menos? =) 

sábado, 24 de enero de 2015

Cuentos de la luna llena #1: Alianzas, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

¡Aquí vengo con la reseña de la mejor novela que leí el año pasado! Se trata del dúo compuesto por dos escritoras españolas de las que ya les hablé hace algún tiempo...

Comienza así...

Lo bueno y lo malo de los cuentos es que nos hacen soñar con que algún día se harán realidad.

Everest ~ 632 páginas
Primera parte de una trilogía

Eirene, princesa de Nryan, acompaña a su prima Fay a Lothaire, donde ésta deberá conocer a su prometido antes de la boda, Seaben, príncipe de ese reino e hijo de la malvada Mab, que tiene bajo su yugo a gran parte de los reinos del continente. Lo que a Eirene le parece una simple parada antes de volver a su país para convertirse en reina, resulta ser en un viaje que marcará un antes y un después en su vida. 

Tuve la suerte de leer esta pequeña maravilla hace ya un tiempo, cuando aún no estaba ni siquiera terminado y enviarlo a una editorial era aún un sueño para sus autoras. ¡Pero un sueño que yo sabía que alcanzarían sin problema alguno! 

Recuerdo que devoré la novela en una semana y fue una gran experiencia, porque tuve el privilegio de poder leerla mientras comentaba y fangirleaba con las escritoras y otro grupo llamado Las Cuentistas a través de WA. Así que me sentí muy honrada por poder dar mi opinión en la contraportada de la cubierta *_____*.

Destaca cada uno de los personajes, pues estos poseen una personalidad muy bien definida y que en ningún momento traicionan. Esto permite que tras un par de capítulos podamos comprender mejor sus sentimientos y anticipar así las reacciones que los personajes tendrán ante ciertas situaciones. Aunque eso no quiere decir que por ello la trama sea predecible. Para nada. Hay varios giros en la trama que nos cogerán desprevenidos.

Perfecta ilustración de Seaben por Marta Montell
Sin duda alguna, mis favoritos son Seaben y Eirene, a los que cogí cariño en seguida. Pero todos los personajes toman un papel muy importante en las tramas, como Drake, Mab, Celeste, Chryses,
incluso la insufrible de Fray.

Respecto al estilo, sigue siendo una narración llena de metáforas que veíamos en Pétalos de Papel, aunque de una forma más moderada, lo que evita que la narración se ralentice. También aporta ese encanto medieval y poético, y nos introduce en ese ambiente que poseen los cuentos relatados por juglares. 

Las escritoras también vuelven a evitar el uso de un solo narrador para relatar su historia, añadiendo esta vez muchísimas voces, permitiendo que el narrador de los capítulos sea el que la situación pida. Esto, desde mi punto de vista, enriquece mucho la historia y facilita que los lectores simpaticen (o no) con los personajes.
Alianzas engancha al lector desde el primer momento. Una historia que parece partir de una idea muy vista ya (reinos pseudomedievales con herederos al trono como protagonistas), pero que contiene elementos muy originales, una trama palaciega muy lograda y unos personajes muy bien construidos.¡Leela ya! Y yo, que he podido leer la segunda parte, ¡les prometo que les parecerá, como mínimo, tan adicitiva y apasionante como esta primera parte!


-Pues que sepas que no es nada cómodo dormir contigo. Roncas.

[...]

-No ronco, pero tú si hablas en sueños - replico [...].

- ¡Tú también lo haces! -se defiende-. Tienes pesadillas.

[...]

-Pero se te pasan -me confía-. Si te cojo de la mano, se te pasan. Lo comprabé anoche.

¡Gracias a la genialosa de Iria por el ejemplar! =) 


¿Ya han disfrutado de esta maravillosa novela? 
¿Qué les pareció?

lunes, 19 de enero de 2015

¡HE VUELTO!

¡Hola, hola! ¡Cuánto tiempo! ¿Me han echado de menos? He terminado mi Eramus (ya solo me quedan por recibir algunas notas) y por fin tengo tiempo de leer y regresar aquí con nuevas reseñas, sobre todo de un libro del panorama español que está teniendo muuuucho éxito y que seguro que muchos habrán podido disfrutar ya. ¡Mañana traeré la reseña! 

 

 ¿Ya la han leído? ¿Les ha gustado?

viernes, 24 de octubre de 2014

Estoy y seguiré estando desaparecida

 
Seguramente se habrán dado cuenta (espero) de que hace un mes o así que ando desaparecida. Hay una razón: estoy de Erasmus en Trieste, Italia. Y, como comprenderán, entre el cambio de país, de idioma y de todo, no tengo tiempo de nada. Pero literalmente. Tengo clases en inglés, alemán, francés e italiano y mi cabeza normalmente está a punto de estallar, por lo que no he podido leer nada de nada. Pero, quizás, cuando me acostumbre a todo esto, volveré con alguna que otra reseña que les debo.



¡Saludos desde Italia!

sábado, 27 de septiembre de 2014

Recuerda que me quieres, de Wendy Davies

Me llena de orgullo y satisfacción traerles esta reseña. El año pasado, mi querida Arsénico, administradora de Divagando entre líneas, me honró al pasarme por correo una novela que había escrito junto a Mai, administradora de Pérdidas entre páginas. ¡Me duró una semana!

Comienza así...

Dos desconocidos que pronto dejarían de serlo caminaban despreocupadamente por las calles.

Ediciones Kiwi ~ 422 páginas
Novela independiente

Cien años después la historia se repite. O quizá no. Todavía no se conocen. Ni siquiera se intuyen. Peter y Wendy tienen un destino común del que no podrán escapar. La aventura de la vida y la magia del amor empiezan contigo, en cuanto te atrevas a descubrir su historia. Podríamos hablarte sobre caracoles, estrellas, prince sas que no sienten dolor, palabras inventadas, catarros mal curados o mundos rellenos de sueños donde todo es posible. Por explicarte podríamos deleitarnos y ser un poco malas y adelantarte que el amor no siempre es dulce. Pero claro, eso sería adelantar acontecimientos y no entenderías nada. Así que olvida las últimas líneas y sumérgete en una historia donde todo es posible, incluso que el sol y la luna se besen. Pronto, todo tendrá sentido. Bienvenido a nuestro particular Nunca Jamás.

¿Saben esas veces que quieres leer una novela con una historia de amor sencillas, pero originales y realistas? Les ha pasado, ¿verdad? Pues ya tienen la solución: ¡¡LEED ESTA NOVELA!!

Todos conocemos Peter Pan, pero estas dos escritoras han conseguido reinventar el clásico y traerlo a la actualidad con una prosa bella y poética, unos personajes creíbles y actuales y unos momentos preciosos y divertidos. Además, la editorial se ha currado una edición impecable y que ayuda al lector a sumergirse en esta mágica y alocada aventura.

Podría haceros un informe de por qué DEBEN leer esta novela, pero prefiero que lleguéis al libro como yo, totalmente sin saber lo bueno que sería, lo mucho que disfrutaría y las sorpresas que me deparaba.

Si te gusta una buena historia de amor, Recuerda que me quieres es la novela que has estado buscando todo este tiempo. Cree en las hadas y cuélate en las páginas de esta novela que tanto está gustando.



-¿No puedes simplemente dejarte llevar? Sí o no, no le des más vueltas. Lo demás vendrá solo. No te pido algo tan drástico como que des tu vida por mí ni nada por el estilo. Solo que camines a mi lado y te atrevas a ver el mundo como realmente es, apreciando los matices, el sabor único que se manifiesta entre lo dulce y lo amargo. 

lunes, 8 de septiembre de 2014

Érase una vez... (II)

Los rumores eran ciertos: los cuentos volverán a nuestro mundo en breve. 

Y la luna será la protagonista de esas historias mágicas que se cuentan a los niños junto al fuego para que estos aprendan a crecer soñando y a ser valientes.

¿Estáis preparados para sumergiros en la aventura junto a los protagonistas? En Luminous Words tuvisteis un primer contacto con Chryses. Hoy podréis atisbar un poco de la personalidad de Eirene.

Si queréis saber más, echad un vistazo a A la sombra del cuento el próximo miércoles, Iria Jones os quiere presentar a alguien. Mas tened cuidado, la malvada Mab podría estar acechando...



En los cuentos nunca se habla de la muerte.

Puede que se mencione en algún momento, pero nunca te cuentan los detalles. No te cuentan el dolor que deja tras de sí la pérdida de alguien que quieres, no te cuentan cómo es sentir que tú mismo mueres un poco. No se menciona el desgarro en el pecho o el vacío en tu interior. No hablan de las lágrimas ni de cómo estas terminan por agotarse en tus ojos.

Lo comprobé la mañana en que mi madre murió.

Tenía seis años por entonces. Supongo que, pese a todas las señales de lo contrario, me cogió desprevenida. Cuando quieres algo tanto nunca te imaginas cómo será perderlo.

No conocí a mi madre sana. Después de nacer yo, ella cayó enferma y nunca la vi salir de su cuarto en la torre más alta del castillo. Nadie podía acercarse a la reina durante demasiado tiempo, ni siquiera su propia hija. Cuando era bebé, según me contaron, me llevaban a su cuarto lo justo para calmar su llanto por no poder verme el rostro. No le permitían darme el pecho ni cuidarme por las noches; me alejaban en otra habitación, con una nodriza, y nada más. Mi padre, ya por entonces, no tenía ningún interés en mí.

Quizá si mi madrina Deniel nunca hubiera existido nos habrían podido mantener apartadas todo el tiempo que hubiesen querido, pero ella no lo permitió. Supongo que era la única aliada real de mi madre, la que quería a la mujer y no a la reina, y fue gracias a ella que mi madre y yo no pasamos ningún día completamente separadas. Mi madrina se encargó de guiarme por el palacio muchas veces y en cuanto aprendí a caminar y tuve la suficiente conciencia como para recordar un camino, empecé a escaparme para ver a mi progenitora yo sola, como un animal que siempre vuelve a su hogar. En cuanto supe el poder que un niño puede tener en un mundo de adultos, empecé a llorar cada vez que me querían separar de ella. Durante años, arañamos el tiempo juntas. En algún momento yo dejé los llantos para responder de manera impertinente a aquel que osase sacarme pronto de aquel cuarto en el que mi madre vivía encerrada. Muchas veces intenté que ella viese el sol, que volviese a sentir la hierba del jardín bajo sus pies, pero nunca lo conseguí: mi madre se marchitaba poco a poco en su cama, como una flor a la que lleva mucho tiempo sin darle el sol. 

Y un día, simplemente, se fue.

Recuerdo su rostro calmado o la sonrisa pacífica en los labios, como si desaparecer fuera un regalo después de tanto sufrimiento. Me enfadé con ella. Me dejaba sola en un mundo en el que todos querían darme órdenes, en el que todos pretendían que yo fuese una princesa modélica y aprendiese cosas que, en realidad, no me interesaban. Me dejaba sola en un mundo en el que todo el mundo quería controlarme. 

Me dejaba sola. Y nada más. 

La rabia solo fue el principio. Después vino el dolor.

Llegó cuando me di cuenta de que no podía enfadarme con ella, pues lo que ella vivía no era vida. De que cada día encerrada en su torre de cristal, apartada del mundo, apartada del reino que ella amaba y dedicándose a gobernarlo postrada desde su cama, era más muerte que la que se la había llevado para siempre de mi lado. Llegó cuando me di cuenta, también, de que todo se había acabado. No volvería a escaparme para verla en secreto, no nos volveríamos a reír y sus brazos flacos no volverían a rodear mi cuerpo. Las tardes en las que me contaba cuentos o nos imaginábamos siendo personas completamente diferentes a las que en realidad éramos se habían ido para no volver. 

Lady Áine, la Estrella de Nryan, había ocupado su lugar en el firmamento. 

El día de su muerte fue el más triste para el país. Durante todo su reinado, el reino la había amado con completa devoción. Mi madre fue la mayor soberana que los elfos de Nryan recuerdan. Fue justa, fue cercana, fue responsable. El cielo mismo se volvió gris y quejumbroso y ni siquiera el sol se atrevió a salir a dar el pésame tras las nubes. Su enfermedad hizo que el propio país temiese enfermar, pero ella no dejó de entregarse por completo a él incluso en el último de sus días. Su muerte, sin embargo, acabó con el Nryan feliz, mágico y libre que todos conocíamos, aunque yo eso no lo descubriría hasta mucho más tarde. 

Debí sospecharlo cuando mi padre decidió alejarme de allí.

Ni siquiera dejó que pasase el día en que la enterramos. Deniel estaba conmigo y yo  había estado llorando sobre su regazo. Su pena también era evidente en su mirada. Alguien tocó a la puerta entonces y apareció mi padre, imponente y serio como siempre. Mi madrina se tensó y se levantó, encarándole. También tuvo que pasar mucho tiempo para que yo comprendiese por qué toda la hostilidad que sentía mi madrina hacia mi padre.

—¿Deseáis algo, lord Ibran? —espetó.

—Deniel, querida. Vengo a hablar con mi hija, así que me encantaría que tuvieses la bondad de marcharte. 

—Es una niña; lo que debas decirle podrás decírselo con un adulto delante, ¿verdad?

—No me hagas esto más complicado, Deniel, y déjanos a solas; ambos hemos perdido algo muy importante y hemos de hablar. Podrás entrar cuando haya terminado.

Mi madrina probablemente no se lo creyó, pero tras unos segundos de duda se giró hacia mí y besó mi frente. Yo la miré, suplicante, para que no me dejase sola ella también.

—Estaré esperando fuera.

Con el orgullo que la caracterizaba, siempre firme, salió del cuarto sin dedicarle ni el asomo de un respeto a mi padre. Él esperó pacientemente a que la puerta se cerrase de nuevo y solo entonces se acercó a mí. Se sentó en mi cama, a mi lado, y cogió mis pequeñas manos entre las suyas, inmensas en comparación.

—Has de irte, pequeña mía.

Era una niña por entonces. Cuando me dijo aquello ni siquiera le entendí.  Le miré, con los ojos grandes y rojos por el llanto, y no me moví.

—¿Irme? ¿Adónde, padre?

—Mi niña —nombró con dulzura. No era capaz de ubicar cuándo había sido la última vez que me había hablado con algún tipo de cariño. Quizá fuese la primera—. Ahora el país es peligroso para ti. Con la muerte de tu madre…

—¡No! —exclamé, horrorizada, corriendo a taparme los oídos. No quería volver a oír lo que había ocurrido con mi madre. No quería aceptarlo todavía.

Mi progenitor calló un segundo, sorprendido. Después, su rostro se dulcifico y volvió a capturar mis dedos para apartarlos de mis orejas.

—Mi pequeña niña, todos amábamos a tu madre. —Mentiroso, él nunca la había querido—. Pero se ha ido, y has de aceptarlo. No está. No va a estar más. —Ahora me pregunto si sabía por entonces cómo dolían aquellas palabras—. Pero nos observa, pequeña. Desde las estrellas, en las que siempre ha estado su verdadero hogar. En la noche, cada vez que mires hacia el cielo, la verás brillante y fuerte, como siempre fue.

Yo me eché a llorar. Mi padre me abrazó, y yo, estúpida, pensé que me quería. Casi fue esperanzador, casi fue mágico. Creí que quizá mi madre no me había dejado tan sola, que todavía le tenía a él, que no volvería a darme la espalda. Me abracé desesperadamente a sus ropas. Aún lloraba cuando me separó de sí.

—Has de irte —me repitió—. Es por tu bien. Tú no sabes nada de la guerra, no sabes nada de lo que pasa más allá de este reino, hay cosas que todavía no puedes comprender. Pero la muerte de tu madre deja al país en una situación delicada.

No le entendía. Era una niña, y él tenía razón: no sabía nada de guerras, nada de reinar, aunque ese era mi destino. Le miré sin comprender, y él no se molestó en explicarme más.

—Podrían querer hacerte daño, mi bien. Eres solo una niña, tan pequeña y frágil… Algún día serás reina de este lugar; y eso, en un mundo en guerra, donde los implicados no dejan de buscar aliados, donde cualquier ayuda marca una diferencia, es algo terriblemente importante. Lo entenderás, cariño, aunque ahora no lo entiendas. Pero has de irte. Ahora las cosas serán complicadas en Nryan, así que otros deberán cuidarte.

—¡Pero yo no quiero irme! ¡Me gusta Nryan! —repliqué. Estaba mareada por sus palabras. No entendía, y odiaba no entender.

—Eirene —nombró mi padre con voz severa. Su rostro cambió. Sus ojos se achicaron al entrecerrar los párpados, sus pupilas brillaron un segundo con peligro. Me encogí sobre mí misma, asustada—. No hay réplica. Partirás en el próximo barco hacia Veridian y vivirás allí, con tus primos. Tus tíos, naturalmente, ya han dado su consentimiento. Ellos te cuidarán.

Sollocé y negué enérgicamente con la cabeza. No quería irme. No quería dejar la bonita ciudad, o los bosques amplios. No quería dejar a mi madrina, que era probablemente lo único que me quedaba. No quería dejar las tardes leyendo en la amplia biblioteca o las vistas de la isla desde la torre más alta. Me gustaba Nryan. Era una niña, pero toda mi vida estaba allí, entre sus gentes siempre alegres.

Mi madre se había ido, pero si yo estaba en Nryan aún podría visitar su sepulcro; aún podría fingir que compartíamos algo, aunque fuese la misma tierra.

—Por favor, papá…

No hubo oportunidad de suplicar. Prácticamente ya habían preparado mi equipaje. A mí solo me dio tiempo de coger el pequeño arco con el que había empezado a saber disparar; mi madre lo había mandado fabricar para mí. Quizá ya por entonces imaginaba que algún día tendría que saber defenderme. Quizá sabía en lo que se convertiría mi vida.

Deniel entró en el cuarto en cuanto mi padre se marchó. Me juró que lo solucionaríamos y esperó a que yo me quedase dormida, cansada de llorar. A la mañana siguiente, sin embargo, desperté sola. Me hicieron levantar, me vistieron y me metieron en un barco que me alejaría de mi hogar. Solo mi padre fue a despedirme. 

Llegué a Veridian días más tarde, vestida de pérdida, soledad y llanto.

No volví a ver mi país hasta muchos años después. 


¡No olvidéis pasar el miércoles por A LA SOMBRA DEL CUENTO!

miércoles, 13 de agosto de 2014

¡DE VACACIONES!

Se suponía que esta entrrada estaba programada desde hace más de una semana, pero no sé qué ha pasado que no se ha puesto. Pues eso, que estoy de vacaciones. No sé exactamente cuándo volveré, pero lo haré.


Disfruten de sus vacaciones :)

lunes, 28 de julio de 2014

Crónica (11): la maravillosa #BLC2014

Sí, lo sé, lo sé, casi dos meses después lo traigo, pero es que, de verdad, este verano estoy ocupadísima con mil cosas. Pero bueno, mejor tarde que nunca, ¿no es cierto?



¡Nos vemos el año que viene!

domingo, 20 de julio de 2014

Popurrí de reseñas (1): de príncipes, supervivientes y papel

Este verano lo tengo completito debido al gimnasio, las clases de jiu jitsu y los preparativos de mi próximo Eramus, así que llevo un par de reseñas acumuladas que voy a despachar en una sola entrada.


Los 100, de Kass Morgan ~ Alfaguara || 306 páginas || Primera parte

Hoy vamos a evacuar el Centro de Detención. Cien afortunados vais a tener la oportunidad de hacer historia. Vais a viajar a la Tierra.
n
Cien jóvenes delincuentes han sido seleccionados para participar en una peligrosa misión: recolonizar la Tierra. Son chicos y chicas de edades y procedencias distintas, algunos peligrosos, otros, ahora en peligro. Tras un brutal aterrizaje, los cien llegan a un maravilloso y salvaje planeta que solo han contemplado desde el espacio. Se cree que la atmósfera terrestre es tóxica, inhabitable. Ha llegado el momento de averiguarlo. Mientras se enfrentan a los peligros de este mundo desconocido, los cien tratarán de formar una comunidad, pero si quieren sobrevivir tendrán que aprender a confiar los unos en los otros e, incluso, deberán dar al amor una segunda oportunidad, otra vez.

La novela en la que se basa la nueva serie del canal SyFy, aunque solo en la premisa, ya que la adapatación va por libre y se centra más en la supervivencia y en el anarquismo que en el romanticismo del que hace gala la novela. Aún así, la historia engancha desde el principio y seremos testigos de una historia de amor que me habría encantado presenciar también en la serie de TV. El único pero es que el libro termina en una situación que nos deja con ganas de más. ¡Espero con ganas la segunda parte!



Ciudades de papel, de John Green ~ Nube de tinta || 362 páginas || Novela autoconclusiva

En su último año de instituto, Quentin no ha aprobado ni en popularidad ni en asuntos del corazón... Pero todo cambia cuando su vecina, la legendaria, inalcanzable y enigmática Margo Roth Spiegelman, se presenta en mitad de la noche para proponerle que le acompañe en un plan de venganza inaudito. Después de una intensa noch e que reaviva el vínculo de una infancia compartida y parece sellar un nuevo destino para ambos, Margo desaparece dejando tras de sí un extraño cerco de pistas.  

Después de lo mucho que me encantó Bajo la misma estrella, no sé si es que tenía las expectativas muy altas o me esperaba otra cosa, pero lo cierto es que me ha decepcionado bastante la novela. 

Aunque el prota, Q, me cayó muy bien, al igual que sus amigos, no he podido soportar a la coprotagonista, Margo. Me ha parecido un personaje cansino, repelente, caprichoso y egocéntrico. Sinceramente, no entendía esa aparente adoración que le tenía el prota y la mayoría de personajes. 

Eso sí, apenas aparece en la historia, se la está nombrando en todo momento y el chico está totalmente obsesionado con ella y con encontrarla (el libro podría haberse llamado tranquilamente Looking for Margo). Se me hizo bastante pesada toda la novela, a excepción del viaje que comparten ellos dos al principio de la novela y del que comparte todos esas 21 horas de viaje en carretera. Todo lo demás no eran más que repeticiones con el libro de Whitman y el dichoso Osprey.

De todas maneras, el autor no me falló llenando la novela de reflexiones y frases para enmarcar, aunque fue casi al final. No obstante, lo de las ciudades de papel no me llamó tanto la atención porque había visto ya un documental sobre ello. Y, aunque me haya llevado este chasco con el libro, no quiere decir, ni mucho menos, que haya perdido la fe en uno de mis escritores favoritos, ya que estoy deseando leer algo nuevo de él.


Qué peligroso es pensar que una persona es más que una persona. 
   
La Élite, de Kiera Cass ~ Roca Editorial || 220 páginas || Segunda parte de una trilogía

De las treinta y cinco chicas llegarona palacio para competir en la Selección. Todas menos seis han sido devueltas a sus hogares. Y solo una conseguirá casarse con el príncipe Maxon y ser coronada princesa de Illea. America todavía no está segura de hacia dónde se inclina su corazón. Cuando está con Maxon, se ve envuelta en un romance nuevo y que la deja sin aliento, y ni siquiera puede imaginar estar con nadie más. Pero cuando ve a Aspen en los alrededores de palacio, los recuerdos de la vida que planeaban tener juntos se agolpan en su memoria. El grupo de chicas que llegaron a palacio se ha visto reducido a la Élite de seis, y cada una de ellas va a hacer todo lo posible por ganarse a Maxon. El tiempo se acaba y America tiene que tomar una decisión. Sin embargo, cuando ya cree que ha llegado a la conclusión definitiva, un suceso devastador hace que se lo vuelva a plantear todo de nuevo. Y mientras lucha por averiguar dónde está su fututo, los rebeldes violentos que quieren derrocar la monarquía se hacen cada vez más fuertes y sus planes podrían acabar con cualquier aspiración que America pudiera tener de un final feliz...

La verdad es que esta secuela me ha enganchado más que la primera, ¡me la he leído en dos días! Aunque lo cierto es que la protagonista me ha irritado un poco: cambia de opinión respecto a quién prefiere de los dos cada vez que se pone vestido nuevo y a veces actúa de forma hipócrita. Se queja de las atenciones que Maxon tiene con las demás, pero luego bien se enrolla con el antiguo novio en el mismo castillo. Si tanto te gustan los dos, es que ninguno que te llega de verdad, Mer. Yo sigo sin saber a quién de los dos prefiero, ya que Maxon me decepcionó en cierto momento y Aspen parece mucho más seguro de sí mismo. 

También me ha gustado que conozcamos más cosas sobre el reino y cómo nuestro mundo llegó a convertirse al retratado en la novela. Además, sigo opininando que es poco realista la manía de la prota de querer hacer amigas entre las participantes. ¡Que eso no se lo cree nadie! 

Por fin la cosa parece ponerse interesante y, en la última parte, América parece más inclinada hacia a uno de los dos chicos, aunque a mí me parece que la escritora la ha fastidiado un poco con algunos personajes, dándonos una imagen de ellos que puede deteriorar nuestro aprecio por ellos. Pero luego se destapa un secreto de palacio que puede dar muuucho juego en la siguiente y última parte. 




¿Y ustedes? ¿Han leído alguno de estos tres libros? 
¿Están de acuerdo conmigo?

jueves, 17 de julio de 2014

Y por fin mi sueño se hizo realidad...

...y es que han llevado a la gran pantalla mi novela favorita de todos los tiempos, Donde termina el arco iris, aunque le han cambiado de nombre por Love, Rosie. El traíler ya muestra que han cambiado varias cosas, pero aún así me muero de ganas de verla *_________*.


¿Qué les parece a ustedes?

viernes, 11 de julio de 2014

Globe, de Alba Quintas Garciandia

¡Hola, hola! Como les prometía el miércoles pasado, aquí les traigo la novela que mi querida Iria me recomendó hace unos meses y que tuve la suerte de poder llevarme con la firma de la escritora.

Comienza así...

Las calles de Globe se vaciaban cada vez que había función en el Teatro Rojo.

Lapsus Calami ~ 250 páginas
Novela autoconclusiva

En Globe, todo lo que importa es el teatro. Desde que, hace siglos, apareciera el llamado Primer Actor, las comedias y los dramas han sido los únicos dioses de la ciudad. Y también desde entonces, el teatro se ha convertido en una obsesión.



En un mundo en el que todo lo que importa es la ficción, habrá a quienes no les importe derramar la sangre que sea necesaria para convertir la fantasía en realidad. Por eso, cuando la compañía de la Ráfaga, la más importante compañía teatral de todo Globe, aparece muerta, habrá que buscar culpables sin dejar de darle a la sociedad lo que quiere: espectáculo. 

 
En cuanto empiezas la novela, la historia de Gilbert y sus compañeros te engancha y no puedes soltarla. Nuestro joven protagonista no es de ese mundo, así que simpatizamos con él a la hora de suemrgirnos en las peculiaridades del mundo de la Reina de las Historias. Además, la novela comienza con un asesinato, así que la novela tiene sus dosis de suspense y una trama interesante.

Por si fuera poco, dentro de la historia principal hay otra historia: la de la obra de teatro que interpreta la compañía deteatro El Vigilante. ¡Me gustó mucho y me encantaría poder leerla entera!

No hay amor propiamente dicho, pero si a mí me ha gustado, que siempre necesito una love story por pequeña que sea cuando leo, eso no será problema para las más románticas.

Me ha gustado también los guiños a William Shakespeare que aporta la autora. Y, la verdad, es que me cogió desprevenida con la sorpresa final.

En cuanto a la edición, la portada es preciosa, y es que no podía ser de otra manera, puesto que la encargada ha sido Barb Hernández. Lo único negativo, es que había un par de fallillos en la corrección de la novela (comas, confusión con el título de la obra...), pero nada realmente imporante.

Eso sí, me habría gustado que la escritora se explayara un poco más en el personaje de la Reina de las historias y el origen de ese dramático mundo.


En resumidas cuentas, Globe es una novela que auna novela, teatro y poesía de una forma perfecta. Acompañada, además, de una historia con suspense, magia y, cómo no, drama. ¡Te durará muy poco entre las manos! Si te gusta el teatro, esta es tu novela.




- ¿Por qué actuamos? 

- Porque no nos conformamos con escuchar historias. Queremos vivirlas.

[¡Agradecimientos a la editorial por el ejemplar!]

miércoles, 9 de julio de 2014

¡Miércoles de entrevistas! (17): Alba Quintas Garcianda

 Tengo el blog algo abandonado, pero es que tengo mil cosas que hacer este verano. Hoy les traigo la entrevista que le hice hace un par de semanas a la escritora de un libro que me ha gustado bastante, ¡el viernes les traeré la reseña! Se trata de Alba Quintas Garcianda, una escritora española que promete.


¡Buenas, Alba! Muchas gracias por concedernos la entrevista. Acabas de publicar con Lapsus Calami, ¿nos cuentas un poco sobre la novela y cómo llegaste a publicarla?

Globe es una novela que escribí en el 2012, en esos ratos que tenía entre clase y clase de mi primer año de universidad. La verdad es que había oído hablar de la primera convocatoria del Premio La Caixa/Plataforma y me apetecía mandar algo. Consiguió ser finalista y yo me quedé con la duda de qué hacer con ella, porque era una novela a la que había cogido cariño y no me apetecía que se quedara en el cajón como muchas otras. Así que la envié poco a poco a varias editoriales. Luego oí la noticia de que Lapsus Calami iba a abrir un nuevo sello editorial, Odisea. La propia directora de Odisea, Iria G. Parente, me dejó caer que Globe podía encajar en su colección. Así que cuando se abrió el período de recepción de manuscritos, después de consultarla, le envié la novela. Y la leyó con un entusiasmo increíble y desde entonces todo ha sido una carrera hasta ahora, que ha llegado a las librerías. Y en cuanto a Globe… decir que es una novela que intentó rendir homenaje a los clásicos, a la literatura y las artes, y que fue todo un reto escribirla. Tiene muchas historias dentro de ella, como siempre pasa cuando intentas retratar la vida de una ciudad, aunque sea imaginaria como esta. Y que intentó hablar de temas muy reales a partir de la fantasía.

¿Notas alguna diferencia entre publicar por ganar un concurso o porque tu manuscrito a gustado a la editorial?

Los premios, por así decirlo, son más cómodos. Envías un manuscrito y ya te desprendes de él; si ganas, la historia queda en manos de la editorial y tú tienes mucha menos tarea por delante. O al menos eso es lo que me ocurrió con Al otro lado de la pantalla y Globe. En el caso de Globe mi editora me animó a sacarle más jugo a la novela, a pulir esos fallos que ella veía, mientras que con la anterior yo apenas tuve que hacer ninguna mejora y se encargó de ello la editorial. Y sobre todo está el tema de ir “cazando” editoriales a las que mandar tu manuscrito, por así decirlo. Yo soy novata y todavía me siento un poco incómoda, como creo que nos ocurre a muchos, a la hora de echarle cara y sencillamente enviar una historia a un montón de editoriales.

¿Por qué el teatro como el tema central de Globe?

Porque me encanta. Desde que era muy pequeña he leído a Shakespeare, a Lope, a Molière, e ir al teatro (y mira que no puedo hacerlo demasiado) es una de las cosas que más me gusta. Además me llamaba mucho la atención toda la estética que conlleva: las máscaras, los telones, todo el artificio que conlleva. Me parecía que daba mucho de sí a la hora de crear un mundo alrededor de ello, y una vez que en mi imaginación comencé a construir una ciudad alrededor del teatro, ya no puede parar.

¿Tardaste mucho en escribirla?

Tardé en tener el guion preparado, porque Globe tiene una estructura muy compleja, mezclando los tres géneros principales (dentro de la narración hay una obra de teatro casi en su totalidad y también fragmentos de poesía), y además al ser una novela que casi trata más sobre una ciudad que sobre unos personajes, las distintas historias de sus habitantes se entrelazan, y ordenar todo eso fue muy complejo. Pero una vez lo tuve todo decidido por capítulos, me llevó apenas mes y medio tenerla escrita. Y eso si contamos los días pasando a ordenador; yo tengo la manía de escribirlo todo en cuadernos y pierdo bastante tiempo poniéndolo todo luego en el Word.

No es la primera vez que consigues publicar, pues ganaste con Al otro lado de la pantalla el premio Jordi Serra i Fabra 2012. ¿En qué se diferencia de tu nueva novela? ¿Fue la última más difícil de escribir o poco a poco te es más fácil volcar las ideas al papel gracias a la experiencia que has ido reuniendo estos años?

Fue más difícil porque es más larga y más  compleja, pero sí que he aprendido mucho. De hecho para mí cualquier artista debería estar constantemente asimilando cosas del mundo exterior, aprendiendo y probando nuevos retos. Todos mis años presentándome al premio Jordi Sierra i Fabra (que fueron tres) me enseñaron mucho. Por ejemplo mi fallo más llamativo de aquellos años escribiendo era que siempre tenía prisa al narrar y a partir de que en el premio me lo dijeran pude corregirme. Decir que poco a poco es más fácil escribir es arriesgado; sería más fácil si repitieras lo que has hecho anteriormente, y yo odiaría quedarme en el terreno de la literatura en el que me siento cómoda narrando. Un escritor siempre debe darse de bruces con sus limitaciones e intentar romperlas. Por eso lo que yo pido es que no sea más fácil, si no que cada vez yo sea más atrevida y me vea con capacidad para probar nuevas temáticas y nuevas técnicas que me parezcan difíciles.

¿Estás escribiendo algo nuevo en estos momentos?

Yo soy de las que siempre escribe algo a la semana, aunque sea una poesía, un diálogo, un fragmento sobre alguna cosa que me ha ocurrido. Lo que sea con tal de no perder soltura. Pero sí, estoy escribiendo: una novelita corta de la que no puedo decir mucho…

¿Alguna manía a la hora de escribir? ¿Eres de las que improvisa a la hora de escribir o de las que lo tienen todo estructurado en un esquema?

Manías muchísimas. Antes necesitaba tenerlo todo muy bien estructurado, pero cada vez me gusta más probar con la espontaneidad, y que tu propia improvisación sea la del personaje que narra, como si él tampoco tuviera ni idea de qué va a ocurrir o se estuviera desahogando. Escribo siempre todo primero a mano, no puedo imaginarme contando una historia delante de una pantalla y de un teclado. Necesito al lado algo que beber, agua, té, un zumo, a veces música (instrumental siempre), y normalmente el diccionario de sinónimos es mi mejor amigo.

¿Tuviste que documentarte de alguna forma para la novela?

En su mayoría no, aunque sí le pregunté a un amigo, Víctor, al que está dedicada la novela, cosas sobre actuación. Luego hay otra historia, la trama de Nastia, en la que sí necesité bastante documentación; pero si os dijera por qué sería un spoiler gigantesco…

No todos los lectores son escritores, pero sí todos los escritores son lectores. ¿Cuáles son tus novelas favoritas?

Dos de Alejandro Dumas: El conde de Montecristo y Los tres mosqueteros. Admiro mucho a Dumas por su capacidad de crear historias que fueron auténticos bestsellers en su época, y que sin embargo se han convertido en clásicos de la literatura, demostrando así que popularidad y calidad no están reñidas. Además me ha dejado mi cita favorita para resumir el oficio de escritor: que para crear drama solo necesitaba cuatro paredes y una pasión.

Si pudieras sacar a algún personaje de tus libros, ¿a quién sería y por qué?

¿De mis propios libros? Ay, madre, ¡que yo los tengo muy perturbados! Me gustaría sacar a Álex, de Al otro lado de la pantalla, conocerlo y que luego volviera a su historia. Si no a Jenson, de Globe, para poder verle actuar. Aunque en realidad no me importaría ver toda una obra de teatro en uno de los teatros de Globe…

Muchas gracias por tu tiempo, ¡te deseamos mucha suerte con Globe! =)

Gracias a vosotros por esta oportunidad :D
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA