martes, 13 de noviembre de 2012

Los noventa días de Genevieve, de Lucinda Carrington

Y aquí les traigo la reseña de otra novela que sigue la estela de Cincuenta sombras...

COMIENZA ASÍ...
Genevieve Loften se dio la vuelta y abrió las persianas venecianas permitiendo que la luz inundara de nuevo la estancia. James Sinclair se reclinó en la silla y la observó. Su penetrante mirada la hizo sentirse incómoda. Había oído que él podía resultar difícil y en esa entrevista había comprobado que los rumores eran ciertos.

Genevieve quiere darle un empujón a su pequeña empresa y para ello es crucial conseguir la cuenta de la empresa que lleva James Sinclair, por lo que estará dispuesta a todo (y sí, a eso mismo que están ustedes pensando) para lograrlo. Pero es que James no quiere una simple noche de pasión con Genevieve, quiere tenerla a su disposición durante nada más y nada menos que 90 días para enseñarle todo tipo de experiencias sexuales y cumplir todas las fantasías de estas.

Si las escenas que aparecían en la trilogía que ya conoce todo el mundo o  las de Ardiente verano les pareció atrevido, este libro les escandalizará. En él aparece de todo: algo de sado, bondage, exhibicionismo, stripteases, fetichismo, gang-bang, relaciones sexuales homosexuales (tanto entre hombres como entre mujeres). Así que si no tienes la mente abierta, seguramente no disfrutarás del libro.

Sigamos con los protagonistas. La prota, Genevieve, no me ha gustado demasiado. Sí, vale,  ¡no es virgen!, pero ¡se prostituye por un contrato de trabajo! Me parece perfecto que sea una mujer trabajadora y que sea una mujer de negocios y que mantenga relaciones sexuales con y de la forma que le apetezca, pero que esté dispuesta a ser la exclava sexual de un hombre simplemente para que este firme un contrato con su empresa, me ha parecido excesivo. Que si hubiera sido una apuesta entre ellos dos o simplemente un acuerdo sexual para disfrutar los dos... pues oye, genial. Pero venderse por trabajo no lo comprendo.

Además, la chica pasa de tener sexo muy normalito y casi cutre a convertirse en toda una mujer de mente abierta sin ningún problema y sin evolución racional alguna en su personalidad y todo basándose en que lo hace por el negocio.... me ha resultado poco creíble.

No nos olvidemos del otro protagonista, James, que me ha parecido un cabrón, un autoritario y un prepotente de mucho cuidado. Vamos, que no me ha convencido.

Luego está lo que la escritora nos quiere vender como una historia de amor. ¿Amor? ¿DÓNDE? Porque yo no lo he visto en ninguna parte. Sí, se lo pasan genial juntos, muy bien, pero aparte de una conexión sexual, no hay nada más entre ellos. No tiene conversaciones profundas (y las que se supone que tienen no se cuentan), así que a mí no me digas que están enamorados. Hubiera sido original que, por una vez, la tía solo quisiera pasarselo bien con el tío, sin enamorarse de él, vamos, para variar un poco.
Sin embargo, las experiencias sexuales entre la pareja y los otros personajes que se prestan a la juerga han sido, en su mayoría (porque hay ciertas partes que no me han entusiasmado nada), interesantes y muy bien narradas, eso no lo puedo negar. La autora se atreve mucho más que otras escritoras salidas de este boom erótico que nos encontramos hoy en día, no tiene ningún tipo de pudor, se atreve con todo. 

~ Spoilers ~
Estaba clarísimo que James estaba buscando algo más, pues estaba un poco cabreado de tanto "lo hago por el negocio", y que la otra chica, la rival, era lesbiana desde la escena con la culturista. También que el hombre que pujó por ella estaba compinchado con James, ¡era muy obvio! Aunque me quedaré con la duda de saber qué hubiera pasado si ella sí se hubiera acostado con otro hombre.

~ Fin de los spoilers ~

En resumidas cuentas, nos encontramos ante una novela atrevida, con grandes dosis de erotismo y que trata temas aún hoy en día tabúes, como la bisexualidad o las relaciones liberales. Lo malo es que peca de poca profundidad en la relación de los protagonistas. ¡Pero es autoconclusiva!

 [3.5]

Cada uno de ellos se situó en un lugar donde podía alcanzar su cuerpo con facilidad y comenzaron a jugar con ella, lenta y expertamente. Uno de ellos le besó los brazos, deslizando los labios por el hueco del codo, lamiéndole y erizando la delicada piel del interior. Otro le acarició el tobillo, le desabrochó y quitó el zapato y se llevó el pie a la boca; le chupó los dedos uno a uno, tomándose su tiempo. El tercer hombre le besó el cuello junto al borde acolchado del casco. Notó un dedo en la parte inferior de los pechos; el dedo evitó tocar sus pezones, pero estos ya estaban duros a causa del deseo.

7 comentarios:

esa estrella... dijo...

Ni fu ni fa, gracias por la reseña ;)

besitos<3

Paula Tina Mente dijo...

Definitivamente este género poco me llama...y entre menos profundidad haya entre los protas menos que menos...prefiero las historias románticas que se basan más en la seducción que en las propias relaciones..tipo Karen Marie Moning y sus maravillosos Highlanders XD

Saludos!!!

Nocturna dijo...

No me llama nada, buena reseña guapa. Besotes ;)

Elisa Vilela dijo...

Tengo que admitir que no me llama. Aunque me ha encantado como describes a la protagonista, aunque yo tampoco termino de ver el amor entre estos pero bueno.

Esperanza Writes Too dijo...

Pues tiene buena pinta :))

-E.

Alhana dijo...

Pues ésta, la verdad, no me motiva nada...

Militza Andrea Hinojosa Solis dijo...

A mi no me gusto mucho... creo q hay una diferencia entre literatura erótica y la literatura vulgar. sin duda está es muy vulgar y no te atrapa como otras novelas. no te identificas con la protagonista a menos de q seas muy fácil como ella, a veces la trama de la seducción es lo más importante en una novela así.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA